10Sep

Crecer en Familia

 

Todos pertenecemos a un hogar, o bien, a una casa, y en la mayoría de los casos, a una familia.  Los únicos exentos del tema que tratamos hoy, son aquellas personas que viven solas, y que dependen sola y únicamente de su orden, de sus ingresos y de su responsabilidad y conciencia para vivir bien, o estar “apretado” cada quincena, por así decirlo.

 

No hay como contar con un buen empleo, con uno fijo, en el que te desempeñas bien, haces lo que te gusta y además de eso, te pagan cumplidamente en las fechas estipuladas para eso. Pero el recibir este pago, y trabajar, conlleva cierto tipo de deberes y responsabilidades ¿La primordial? Debes empezar a aportar a la economía familiar, y no porque te lo pidan o te obliguen a hacerlo, sino porque haces parte de ese hogar, de esa familia, y si quieres estar bien, y quieres crecer, debes ayudar de la forma que puedas, para que tú y los tuyos crezcan de la mano.

Hay varios tipos de personajes, y esperamos, que hagas parte de cualquiera menos del último, llego la hora de mirarte al espejo y preguntarte cual eres, a cual sección perteneces.

 

 

MADRES O PADRES CABEZAS DE HOGAR:

Este tipo de personajes, personalmente, son admirados, porque son esas personas que cargan con todo el peso del hogar, desde el gasto más mínimo hasta el más alto corre por cuenta de este tipo de personajes. Por ello, suelen vivir cansados y con mucho sueño, irónicamente, son los que menos tiempo pasan en el hogar, pero gracias a ellos hay un hogar, en todo el sentido de la palabra.

 

LA BALANZA, EL (LA) QUE DA EQUILIBRIO:

Si bien toda la responsabilidad no cae en este tipo de personajes, evitan que haya una cabeza de hogar, al contrario, todo se equilibra cuando hay presencia de este tipo de personajes, y los gastos se reparten equitativamente. 

 

LOS PUNTOS DE APOYO:

Son trabajadores y ganan su dinero, y aunque no es mucho, hacen su aporte a los gastos, normalmente, cuando los hijos empiezan a trabajar, se vuelven el punto de apoyo de el o los padres que sostienen el hogar, casi siempre son jóvenes y les gusta ganarse su dinero, para lo que sea que se les antoje, pero no se olvidan de dar su aporte a la casa.

 

ESTUDIANTES CONCIENTES:

Este tipo de personajes son los que aún se encuentran en la etapa lectiva, pero saben que no por ello dejarán de ayudar a sus padres, hermanos y demás compañeros del hogar, a su modo, bien sea lavando, barriendo, trapeando, limpiando, organizando o haciendo cualquier deber natural de la casa, hacen su deber y ponen de su parte para ayudar al crecimiento familiar.

 

LOS INCONCIENTES:

Parecen cuerpos inertes, a veces, solo piden y jamás dan, son la peor de las categorías de este blog en el que no ayudan de ninguna forma a que su familia este bien y tenga estabilidad, vagamente hablan para pedir algo, todo se los dan y exactamente por lo mismo no cambian de actitud, son el mejor ejemplo de la ley del menor esfuerzo. Y no contentos con ello, son malagradecidos y groseros con sus seres queridos. Ciertamente son una mala plaga ¿La mejor forma de exterminarla? Dejándolos valerse por sí mismos.

 

 

Así que, pregúntate ¿En qué lado voy yo? No importa en qué categoría estés, lo importante es querer siempre mejorar, ayudar más y poner de tu parte para que tu casa sea un hogar, y la habite una verdadera familia.

Ir a Youtube

Ir a Youtube

Ir a Instagram